Reseña: Hielo Como Fuego - Sara Raasch.

Título: Hielo Como Fuego (Nieve Como Cenizas #2)
Autor: Sara Raasch
Editorial: Del Nuevo Extremo
Fecha de Lanzamiento: 15 de Diciembre de 2016 (Argentina)

Goodreads Cúspide Tematika


Sinopsis: Hace tres meses que los inverneños fueron liberados y que el rey de Primavera, Angra, desapareció, en gran parte gracias a la ayuda de Cordell.Meira solo quiere que su pueblo esté a salvo. Cuando su deuda con Cordell obliga a los inverneños a excavar en sus minas para pagarles, hacen un descubrimiento asombroso y quizá peligroso: el barranco mágico perdido de Primoria. Theron se llena de entusiasmo y esperanza: con toda esa magia, el mundo al fin podrá defenderse de amenazas como Angra. Pero Meira sabe que la última vez que el mundo tuvo acceso a tanta magia nació la Decadencia. Por eso, cuando el rey de Cordell ordena a ambos que partan en una misión por los reinos de Primoria para develar los secretos del barranco, Meira se propone aprovechar el viaje para conseguir apoyo para mantener cerrado el barranco y a salvo a Invierno… aunque Theron tenga otros planes.Pero ¿podrá hacerlo sin poner en peligro a quienes ama? Mather solo quiere ser libre. Los horrores sufridos por los inverneños son una herida abierta para los moradores de Jannuari, lo cual hace que el reino sea vulnerable a la creciente opresión de Cordell. Cuando Meira parte en busca de aliados, Mather decide tomar en sus manos la seguridad de Invierno. ¿Podrá reconstruir su reino destrozado y proteger a sus habitantes de nuevas amenazas?Mientras la trama de poder y engaños se va haciendo más densa, Theron lucha por la magia; Mather, por la libertad… y Meira empieza a preguntarse si debería pelear no solo por Invierno sino también por el mundo entero.
¡Muchas gracias Del Nuevo Extremo por el ejemplar!

RESEÑA

**Advertencia: Esta reseña puede contener spoilers del libro anterior**

Tras los acontecimientos narrados en Nieve como cenizas, Invierno por fin es libre. O al menos transita algo muy parecido a la libertad. Sin la amenaza constante de un ataque por parte de Angra, y con una nueva soberana en el poder, los inverneños dedican sus días a restaurar su reino de entre las cenizas, e intentar encontrar un modo de saldar su inmensa deuda con el reino de Cordell.

Meira —en su nuevo rol de reina— sabe que Cordell (o mejor dicho, Noam) no solamente está buscando piedras preciosas en las minas de Invierno para utilizarlas como parte de pago. La leyenda cuenta que debajo de los montes Klaryn se encuentra una enorme fuente de poder, que está claro que el rey de Cordell planea aprovechar.

Cuando los excavadores finalmente encuentran el Barranco Mágico Perdido, Meira deberá decidir entre dejar semejante cantidad de poder en manos de Noam, o conseguir los aliados suficientes para enfrentarse a Cordell e impedir que el Barranco sea utilizado.

Así es como Theron y Meira se embarcan en un viaje a través de los distintos reinos de Primoria, ambos con un objetivo diferente. Mientras Theron busca poder firmar un tratado que garantice la paz entre rítmicos y estacionales, para que todos puedan hacer uso de esta nueva e inmensa fuente de poder, Meira planea encontrar las llaves del Barranco antes que nadie, ganando los aliados que necesita en el camino.

“Ya no soy yo sola. Soy todo un reino, y no puedo cometer errores.”

Tal y como dije en la reseña del primer libro, una de las cosas que más me gustó de Nieve como cenizas fue la creación del mundo que encierra entre sus páginas. No solo la división de los reinos y sus estaciones (ya sean rítmicas o permanentes), sino más que nada todo lo relacionado con la magia, la creación de los conductos y la forma en la que los reinos hacían uso de los mismos.

Al tener este universo tan bien planteado como base para Hielo como fuego, a la autora no le hicieron falta demasiadas palabras para explicar lo que se traía entre manos, y eso dio lugar a lo que más me gustó de este segundo libro: el desarrollo de los personajes.

Si bien dos de nuestros protagonistas emprenden un viaje a través de Primoria, visitando otros reinos que consecuentemente aportan a la historia nuevas culturas y paisajes, lo cierto es que tanto Meira y Theron —en medio de su travesía— como Mather —quien permanece en Invierno— evolucionan de una manera que me dejó muy conforme, y su interacción con una variedad importante de nuevos personajes me pareció muy bien lograda.

Theron es un personaje que a mí no había terminado de cerrarme mientras leía la primera entrega de esta trilogía. Me parecía que era un poco “demasiado bueno para ser verdad”, y sus sentimientos hacia Meira me molestaron bastante por considerarlos totalmente apresurados. En Hielo como fuego esta relación entre ellos se vuelve un poco extraña, y debo decir que la autora me sorprendió con el rumbo que eligió tomar para la historia de Theron. Por cómo habían quedado las cosas en el primer libro creía que Sara iba a caer irremediablemente en el drama del triángulo amoroso, pero a medida que iba avanzando en esta continuación me entusiasmaba cada vez más con el destino del personaje. Theron deja de lado ese complejo de héroe que demostró tener sobre el final de Nieve como cenizas, y se nos presenta como un hombre con objetivos propios y un misterio que, aunque no terminó exactamente como esperaba, me mantuvo enganchada hasta el final.

Meira, por otro lado, sufre algo así como una crisis de personalidad. La conocimos como una chica valiente, impulsiva, y decidida a luchar por su pueblo. Luego, con el peso de la alianza con Cordell sobre sus hombros, se llenó de todos esos estereotipos de “damisela en apuros” que mucho no nos gustan a los lectores, y sobre el final de Nieve como cenizas, volvió a sus comienzos, poniéndose el reino a cuestas y salvándolos a todos de las garras de Angra. En Hielo como fuego, Meira tiene que equilibrar esa personalidad intrépida y apasionada con la racionalidad y firmeza que deberían caracterizar a una reina. Este desdoblamiento en su carácter un poco completó las fallas que yo había notado en ella durante el primer libro, y me cerró mejor como protagonista. No voy a mentirles, todavía hubieron veces en las que quise zamarrearla, pero sus líneas de pensamiento son un poco más entendibles en esta nueva entrega.

Y para terminar con nuestro trío principal, tenemos a Mather, quien —mientras que Theron y Meira realizan esta especie de gira por Primoria— se queda en Invierno, buscando consolidar la seguridad de su reino e intentando hacer lo que esté a su alcance para recomponer la fe y la esperanza perdidas tras años de constante lucha. Mather fue mi personaje favorito en Nieve como cenizas, y verlo crecer tanto en este libro me llenó de orgullo. Durante muchos años él creyó que estaba destinado a ser el rey de Invierno, y este sentido de la responsabilidad hacia los que habrían sido sus súbditos continúa estando allí. Su deseo es ver a Invierno completamente libre, y él se encuentra dispuesto a arriesgarlo todo para conseguirlo.

La incorporación de nuevos personajes me pareció genial, porque —como ya dije— son muy variados y se complementan a la perfección con los que ya conocíamos. Obviamente, tuve mis favoritos, y no puedo dejar de mencionarles a Ceridwen, a Jesse y a Raelyn. Ceridwen es la hermana de Simon, el rey de Verano, y no es para nada lo que aparenta. Es uno de esos personajes con los que el lector no puede evitar encariñarse, y de los que deseás conocer más de lo que su rol de personaje secundario te deja ver (por suerte acabo de encontrar una historia corta publicada por la autora en Wattpad sobre ella —en inglés, así que voy a ir corriendo a leerla). Jesse y Raelyn son los reyes de Ventralli, y no puedo decirles mucho sobre ellos porque sería spoiler, pero ambos me gustaron por razones muy diferentes que tendrán que descubrir por ustedes mismos.

Hielo como fuego es un libro que, aunque su ritmo resulta un poco más lento que el de su antecesor, termina siendo un complemento perfecto para éste, sumando un gran desarrollo de personajes al fantástico mundo creado por su autora. Se los recomiendo muchísimo, y les aseguro que tendrán que agarrarse bien fuerte de sus asientos, porque el final promete mucha pero mucha acción para lo que sigue, y se puede divisar en el horizonte un gran cierre para esta trilogía.

Yo le di 4 plumitas.


SOBRE LA AUTORA

Sara Raasch supo que estaba destinada a los libros desde los cinco años de edad, cuando sus amigos pusieron un puesto de limonada y ella se les incorporó para vender sus libritos pintados a mano. Desde entonces, las cosas no han cambiado mucho: sus amigos siguen mirándola con desconfianza cuando trata de dibujar algo, y su entusiasmo por la palabra escrita sigue llevándola a tomar medidas extremas. Este es su primer libro. No viene con sus imágenes pintadas a mano.


1 comentario:

  1. Holi <3
    Como sabes amé el primer libro pero todavía no leí este, jaja, soy un desastre.
    Tengo taaantas ganas de leerlo, aaarrgggg
    Me encanta el mundo magico que creo la autora, y eso que la fantasía mucho no me gusta, pero esta historia me fascino, en especial, como bien decís, todo lo relevante a la magia es precioso.

    Besitos

    ResponderEliminar